Fea forma de atraer inversiones

Desde el pasado viernes 31 de enero el Presidente de la República ha sido noticia a nivel mundial. Lastimosamente para los ecuatorianos la noticia no fue positiva; por el contrario, fue una de las peores cartas de presentación del primer mandatario.

En un foro, que tenía el propósito de presentar y atraer inversiones, Lenín Moreno señaló que “(las mujeres) se ensañan con aquellas personas feas en el acoso. Es decir que el acoso es cuando viene de una persona fea, pero si la persona es bien presentada, de acuerdo a los cánones, suelen no pensar necesariamente en que es un acoso”.

Sé que suena inverosímil pero así es. ¿Qué tiene que ver el acoso contra mujeres con las inversiones productivas? Nada, pero así se gobierna el país. A quienes tengan tiempo, sobre todo empresarios, inversionistas y gremios productivos, les motivo a que revisen en YouTube el video de 1 hora de duración donde está la charla completa del Presidente. Entre los grandes temas señalados constan, una maestría en éxito empresarial, el agrio comentario sobre el acoso, la crítica a Cristina Fernández de Kirchner por querer llamarse vicepresidenta o una referencia a la educación sexual para que nos enseñen como expresar nuestros gustos.

Cada uno de estos temas por separado puede tener algún sentido, pero es difícil entender el rol que juegan en una charla de inversiones productivas. Por ello, lo que transcendió de la reunión de inversiones, tanto a nivel nacional como internacional, es el impertinente comentario sobre el acoso.

Después de algunos meses el Ecuador volvió a ser noticia negativa en la BBC, The Guardian, El País, The Independent, CNN, ABC, Rusia Today, El Universal y muchos otros medios internacionales de relevancia.

Parece que en el gobierno no hay conciencia de que el 92% de los ecuatorianos, según la encuesta de febrero de CLICK, califica como mala la gestión del Presidente Moreno o que ese mismo 92% no le cree cuando da discursos o declaraciones públicas.

Si un Presidente de la República pretende participar en un evento para atraer inversiones su discurso debe ser muy medido, debe estar muy cuidado, debe poner énfasis en los aspectos positivos del país y no caer en comentarios lesivos o pretender hacer bromas sin tener la habilidad o el carisma para hacerlo.

Las declaraciones presidenciales del 31 de enero son graves por muchos aspectos: es una afrenta contra las mujeres y sus causas, agrava la credibilidad de las instituciones públicas, deteriora aún más la palabra presidencial, devela que el Ecuador no tiene rumbo y, como si todo eso no fuera grave, ahuyenta las inversiones del país.

Si los asesores de Carondelet fracasaron en su tarea de cuidar al Presidente, los ciudadanos debemos exigir que no se exponga al Ecuador a las vergüenzas a las que nos acostumbraron presidentes que no tuvieron la talla de serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *