Editorial | América Latina entre el autoritarismo y la esperanza