Proscribir a Ricardo Patiño

Hoy, que todos los indicadores de opinión pública nos muestran que el país no confía en la palabra gubernamental, que califica mal su gestión y en un escenario en el que la mayoría de la población cree que vamos por el rumbo inadecuado; el discurso político de Ricardo Patiño (donde pide resistencia en un marco pacífico, democrático y constitucional) no solo responde a una simple apreciación personal sino a un sentir mayoritario de los ecuatorianos.

Sin embargo, sobre Ricardo Patiño pesa una orden de prisión preventiva y el inicio de un proceso penal por el supuesto delito de instigación, cuando pronunció un discurso político en un evento interno de su organización partidaria.

A nivel internacional, este hecho ha permitido confirmar la guerra sucia y la judicialización de la política que se vive en Ecuador; y a nivel interno, las muestras de solidaridad para Patiño han sido innumerables y provienen incluso de sus adversarios políticos de toda la vida.

Lo cierto es que un discurso político está claramente protegido por el derecho a la libertad de expresión, más aún si ese discurso hizo referencia explícita a un marco pacífico, democrático y constitucional; y además, en la práctica ese discurso no generó ni ha generado ninguna afectación de la cotidianidad política desde que fue pronunciado en septiembre de 2018.

En el mundo de la política real, el verdadero objetivo fue proscribir a Ricardo Patiño. Si revisamos este concepto en la Real Academia Española nos encontramos que proscribir significa: “Echar a alguien del territorio de su patria, comúnmente por causas políticas”.

Esto es exactamente lo que ha pasado con Patiño, debió salir del país para poder ejercer su defensa en libertad y precautelando que sus derechos no sigan siendo violentados, pues a él le debe asistir lo mismo que a cualquier conciudadano, a saber: libertad de expresión, presunción de inocencia y debido proceso.

Ricardo Patiño no está solo, por el contrario, somos cada vez más las ecuatorianas y los ecuatorianos que coincidimos en eso de sostener los logros alcanzados por nuestra sociedad y defenderla de cualquier retroceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *