Fútbol, a sol y sombra