¿Hacia dónde apunta la economía ecuatoriana?